jul 272012
 
American Beauty

Las rosas y las bañeras pasaron a ser imágenes icónicas gracias a esta película

“American Beauty” es de esas película que tiene la capacidad de dejarte en la memoria una buena colección de imágenes que recuerdas aunque haga mucho que no la ves. Eso pasa con escenas como las de la bañera con rosas y Mena Suvari dentro, la del padre haciendo pesas, la de la ducha, la de la bolsa de plástico. Escenas que además han sido imitadas infinidad de veces tras la película. Y eso lo consiguen pocas películas, solo las que valen la pena, las que se convierten en clásicos, y “American Beauty” lo consigue.

“American Beauty” es un retrato de la realidad de una familia típica americana, alejado de lo típico. Una ironía, una sátira.

Este drama (que lo es) que es “American Beauty” nos cuenta la historia de Lester Burnham (Kevin Spacey), el típico padre de familia americano, que nos lleva de paseo por las penas y vanas glorias de una familia media de los Estados Unidos. El trabajo, el amor, el sexo, la infidelidad, la paternidad, las drogas, la homosexualidad, la rutina… Lester, profundamente abandonado a una vida indeseada, cansado de todo, cornudo, aburrido, falto de motivaciones para vivir, ninguneado por todos, se desinhibirá en un arranque de rebeldía que lo devuelve a la pasión por vivir cada día en su empeño por impresionar a una amiga de su hija por la que se siente atraido. Esta historia es el vehículo que Sam Mendes utiliza para satirizar y mirar ácidamente a la sociedad americana. Continue reading »